DESCRIPCIÓN

A medida que se populariza la impresión 3D, muchos han aprovechado esta industria para labrarse una fortuna y ganar en grande. Estos resultados no son ciertamente pan comido, pero por otra parte la única manera de tener éxito es salir a buscarlo, y revisar qué han hecho quienes han logrado conceptualizar esta forma de hacer dinero.

Si ha estado siempre interesado en la impresión 3D y quiere hacer dinero con esta tecnología, es hora de que piense inteligentemente y venza cualquier obstáculo que se presente.

Los modelos que quiera imprimir en 3D puede crearlos con un paquete CAD (diseño asistido por computador), con un escáner 3D, o con una simple cámara digital y un software de fotogrametría. Los modelos con CAD resultan con menos errores y pueden corregirse antes, pues permiten la verificación del diseño del objeto antes de imprimirlo.

Hay varios proyectos y empresas esforzándose por desarrollar impresoras 3D accesibles para su uso personal en su casa. Gran parte de este trabajo ha sido movido y orientado por comunidades hágalo-usted-mismo, aficionados a hacer cosas, innovadores, con lazos adicionales al mundo académico y miembros de comunidades de hackers.

La impresión tridimensional hace que sea igual de barato imprimir una pieza que miles y por esto le quita el atractivo a la economía de escala. Puede llegar a tener un impacto tan grande a nivel mundial como lo tuvo en su momento la revolución industrial y el surgimiento de las fábricas…

Así como nadie podía prever en 1750 el impacto que tendría la máquina de vapor, en 1450 el que tendría la imprenta, o en 1950 lo que sería el impacto del transistor, en este momento no es posible predecir el impacto a largo plazo de la impresión 3D. Pero la tecnología está llegando, y es probable que revolucione cada uno de los campos que toque.

— Tomado de “The Economist” edición líder de Febrero 10, 2011

More by Adidas Wilson