No juzgues a nadie, recuerda de dónde te sacó DIOS cuando tú hacías lo mismo.

More by Mary Escamilla